Publicado: 2 de Enero de 2018

Ay! si pudiese volver a la infancia. No volverían a engañarme. Lloraría por todo. Por las miserias del mundo, por la gente oprimida, por las mujeres maltratadas y violadas, por los dependientes, por los parados... pero también por los que hacen felices a los demás, por los que ayudan a los demás, por los que aman a los demás, por los que educan a los demás, por los que sanan a los demás...
Es tan bueno llorar... y emocionarse.